Rectificar es de sabios

Un refrán castellano reza que rectificar es de sabios. Nosotros no somos sabios, evidentemente, pero sí rectificamos. En la última entrada al blog publicamos que la moneda que hallamos junto al túmulo de El Pendón eran dos maravedís de Felipe III. Gracias a la ayuda de nuestro colega Alberto Martín Esquivel, tenemos que decir que definitivamente la moneda es una Blanca de cobre de Felipe II (1556-1598) de la ceca de Burgos. A/ Anagrama de Felipe II; R/ B sobre punto y menguante sobre punto a los lados del castillo, (Cal.792). Esta es la catalogación de la moneda y en una de las imágenes se puede observar un paralelo de moneda similar.

 El hallazgo que nos ocupa últimamente en el dolmen es el recipiente cerámico completo que estaba cubierto con una piedra arenisca al lado de la pira funeraria. Lo cierto es que se encuentra excesivamente fragmentado por el aplastamiento que ha sufrido tanto por el cierre de arenisca como por la presión del resto de sedimento pétreo. Pero se nos antoja un hallazgo excepcional y por ello estamos teniendo todavía más cuidado de lo habitual para poder extraerlo lo más completo posible. No obstante hemos retirado sendos fragmentos del borde, panza y fondo para llevar a cabo un completo análisis de contenidos pues estamos convencidos de que contuvo algún líquido que formó parte del banquete ritual que se realizó en torno a la pira funeraria, al cierre del monumento y al cambio de funcionalidad de la tumba. Se trata, por una primera y sumaria apreciación, de una cerámica de no muy buena calidad y cocción deficiente en atmósfera reductora  lo que causará problemas a la hora de su restauración que, confiemos,  realice algún restaurador/a de la administración.

Por otra parte, encaramos nuestra última semana intentando resolver algunos de los últimos enigmas que nos han surgido en el proceso de excavación. Por ejemplo, la presencia en el sector oriental de la entrada al pasillo original de lo que creemos es parte del túmulo o, al menos, la coraza exterior del mismo intacta. Se puede observar este detalle en algunas de las fotografías adjuntas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *